ESCUELA DE PSICOTERAPIA INTEGRATIVA >>
 

CONGRESOS:

LA ERA DEL INDIVIDUALISMO EN LA PARADOJA DE LA GLOBALIZACIÓN

Dándole vueltas a la reflexión para este comentario, los recientemente celebrados, premios Príncipes de Asturias (octubre 2010), www.fpa.es, me lo han facilitado mucho; para hacer una revisión de nuestro momento social y cultural, voy a resaltar la intervención que en ellos hicieron dos grandes pensadores de la actualidad, Amin Maalouf y Zygmunt Bauman.

He recogido unas palabras con las que Zygmunt Bauman, profesor emérito de Sociología de la Universidad de Leeds (Reino Unido), nos regaló en su discurso de agradecimiento; para actualizar un poco a esta figura, conviene señalar que el Dr. Bauman, ha contribuido al desarrollo de las ciencias sociales mediante la creación de conceptos como la “teoría de la modernidad líquida”, que define los tiempos actuales como una era de cambio y movimiento constante, en la que el hombre está huérfano de referencias consistentes y los conceptos son más inestables que nunca (Bauman 2010). Entre sus últimos trabajos publicados en español se encuentran Miedo líquido, un título que refleja bien su pensamiento.

Rescato de su discurso de agradecimiento, una lectura de nuestra historia que suscribo y que en mi opinión merece ser leída, Bauman hace un poco de historia y nos presenta una España a través de los ojos de Cervantes, y la trae hasta nuestros días, transcribo algún pequeño resumen a continuación: ”Cervantes fue el primero en conseguir lo que todos los que trabajamos en las humanidades intentamos con desigual acierto y dentro de nuestras limitadas posibilidades. Tal como lo expresó otro novelista, Milan Kundera, Cervantes envió a Don Quijote a hacer pedazos los velos hechos con remiendos de mitos, máscaras, estereotipos, prejuicios e interpretaciones previas; velos que ocultan el mundo que habitamos y que intentamos comprender..........Hacer pedazos el velo, comprender la vida… ¿Qué significa esto? Nosotros, humanos, preferiríamos habitar un mundo ordenado, limpio y transparente donde el bien y el mal, la belleza y la fealdad, la verdad y la mentira estén nítidamente separados entre sí y donde jamás se entremezclen, para poder estar seguros de cómo son las cosas, hacia dónde ir y cómo proceder. Soñamos con un mundo donde las valoraciones puedan hacerse y las decisiones puedan tomarse sin la ardua tarea de intentar comprender. De este sueño nuestro nacen las ideologías, esos densos velos que hacen que miremos sin llegar a ver. Es a esta inclinación incapacitadora nuestra a la que Étienne de la Boétie denominó «servidumbre voluntaria». Y fue el camino de salida que nos aleja de esa servidumbre el que Cervantes abrió para que pudiésemos seguirlo, presentando el mundo en toda su desnuda, incómoda, pero liberadora realidad: la realidad de una multitud de significados y una irremediable escasez de verdades absolutas. Es en dicho mundo, en un mundo donde la única certeza es la certeza de la incertidumbre, en el que estamos destinados a intentar, una y otra vez y siempre de forma inconclusa, comprendernos a nosotros mismos y comprender a los demás, destinados a comunicar y de ese modo, a vivir el uno con y para el otro”. En mi opinión aunque la trascripción sea un poco larga, no tiene desperdicio y nos puede dar un marco desde el que pensar nuestro trabajo, nuestro lugar como profesionales en este momento.

Por otro lado, otro pensador, está vez literato, Maalouf, autor de una multitud de obras, que expresan bien su lucha por definirse más allá de lo que se espera de él, y que por su propia historia, nacido en Beirut, se exilia en Francia a raíz de la guerra civil libanesa, su espíritu inquieto, su inconformismo, le han llevado a estudiar a fondo el complejo momento que viven nuestras culturas, y aunque a veces nos pueda resultar un poco apocalíptico, tenemos también que poder escuchar lo que intenta transmitirnos, para poder entender un poco mejor el complejo mundo que nos ha tocado vivir .......Él nos va a mostrar la complejidad que los humanos tenemos para unirnos en nuestras diferencias, él lo hará desde la globalización, la inmigración, la identidad del emigrante, sus temas más candentes en su vida, pero yo creo que lo que dice, sirve bien para unir, los conflictos que tenemos en relación al saber y a los paradigmas a los que nos adscribimos. Leemos sobre el tema de la diversidad: “ De esta diversidad del mundo, de esta extraordinaria diversidad que es hoy en día característica de todas las sociedades humanas, todos cantamos a veces las alabanzas; pero también nos hace padecer a todos a veces. Porque es manantial de riqueza para nuestros países, pero lo es también de tensiones. Maalouf (2010)

“La diversidad en sí misma no es ni una bendición ni una maldición. Es sencillamente una realidad, algo de lo que se puede dejar constancia. El mundo es un mosaico de incontables matices y nuestros países, nuestras provincias, nuestras ciudades irán siendo cada vez más a imagen y semejanza del mundo. La que importa no es saber si podremos vivir juntos pese a las diferencias de color, de lengua o de creencias; lo que importa es saber cómo vivir juntos, cómo convertir nuestra diversidad en provecho y no en calamidad.”

“Vivir juntos no es algo que les salga de dentro a los hombres; la reacción espontánea suele ser la de rechazar al otro”, en este párrafo, Maalouf me recuerda lo que nos transmite también Enzensberger en algunas de sus obras, una que se me ocurre similar en la reflexión es “La gran Migración”, pero también podría ser “Migajas Políticas”, volvemos a Maalouf y sus recomendaciones “.Para superar ese rechazo es precisa una labor prolongada de educación cívica. Hay que repetirles incansablemente a éstos y a aquellos que la identidad de un país no es una página en blanco, en la que se pueda escribir lo que sea, ni una página ya escrita e impresa. Es una página que estamos escribiendo; existe un patrimonio común —instituciones, valores, tradiciones, una forma de vivir— que todos y cada uno profesamos; pero también debemos todos sentirnos libres de aportarle nuestra contribución a tenor de nuestros propios talentos y de nuestras propias sensibilidades. Asentar este mensaje en las mentes es hoy, desde mi punto de vista, tarea prioritaria de quienes pertenecen al ámbito de la cultura; La cultura no es un lujo que podamos permitirnos sólo en las épocas faustas. Su misión es formular las preguntas esenciales. ¿Quiénes somos? ¿Dónde vamos? ¿Qué pretendemos construir? ¿Qué sociedad? ¿Qué civilización? ¿Y basadas en qué valores? ¿Cómo usar los recursos gigantescos que nos brinda la ciencia? ¿Cómo convertirlos en herramientas de libertad y no de servidumbre?”.Maalouf (2010) Estas preguntas, las podemos llevar literalmente a nuestro mundo profesional, nosotros tenemos una responsabilidad ahí.

“Este papel de la cultura es aún más crucial en épocas descarriadas. Y la nuestra es una época descarriada. Si nos descuidamos, este siglo recién empezado será un siglo de retroceso ético; lo digo con pena, pero no lo digo a la ligera. Será un siglo de progresos científicos y tecnológicos, no cabe duda. Pero será también un siglo de retroceso ético. Se recrudecen las afirmaciones identitarias, violentas en muchísimas ocasiones y, en muchísimas ocasiones, retrógradas; se debilita la solidaridad entre naciones y dentro de las naciones; pierde fuelle el sueño europeo; se erosionan los valores democráticos; se recurre con excesiva frecuencia a las operaciones militares y a los estados de excepción... Abundan los síntomas” Maalouf (2010). De nuevo me surge la misma pregunta ¿Qué tenemos ó podemos decir ahí, desde nuestro lugar como profesionales de la psicoterapia y de una línea en concreto, adscrita a un paradigma, el humanismo, como es la psicología de la gestalt.

Y ya para terminar con esta referencia, afirma Maalouf (2010): “Ante este retroceso incipiente, no tenemos derecho a resignarnos ni a cederle el paso a la desesperación. Hoy en día lo que honra a la literatura y lo que nos honra a todos es el intento de entender las complejidades de nuestra época y de imaginar soluciones para que sea posible seguir viviendo en nuestro mundo. No tenemos un planeta de recambio, sólo tenemos esta veterana Tierra, y es deber nuestro protegerla y hacerla armoniosa y humana.”

Hasta aquí, retazos del discurso de Bauman ó de Maalouf, un poco para situar en palabras ilustres, una lectura del mundo en el que como seres humanos y también como profesionales de la psicoterapia nos movemos, aún hay otra referencia más en la que quiero también apoyarme de cara a esta reflexión, os recomiendo la visión del video "El Siglo del Yo 3: Hay un policía en nuestras cabezas que debe ser destruido" http://www.youtube.com/watch?v=VqoWoGFqr7g&feature=related,, es una pena que no lo hayáis visto ya y pudiéramos así hacer un debate, es una reflexión crítica sobre el uso y abuso del saber de la psicología y de la psicoterapia por las estructuras de poder y el resultado que queda de ello, .....no me voy a detener en las explicaciones que dejo para un futuro debate, pero si remarcar algunas de las que sufrimos hoy en día, consumismo exacerbado, insatisfacción, falta de interés, egos ...... un yo aislado, vulnerable y sobre todo codicioso, que necesita ser el centro de atención, el video, sitúa el desarrollo personal como una salida al malestar de una época no tan lejana pero que a la larga se convierte en una engañifla del poder..... la psiquiatría y luego la psicología, actuando como régimen de lo verdadero, generando esquemas que definen lo que debemos hacer para ser libres y para lograr nuestra autorrealización, y el poder usando estos discursos, resulta chocante ver en el video los movimientos humanistas, Perls, Rogers, Lowen, hablando de sus descubrimientos terapéuticos y a la vez a los políticos usando estos saberes para conseguir hipnotizar a la población para conseguir electores y con ello poder.....La pescadilla que se muerde la cola. El discurso ‘No te conformes con menos de lo que puedes ser’ es decir, ‘sé tu mismo’, nos viene dado hoy en día, desde la publicidad, los millones de libros y revistas de autoayuda y observamos como ese discurso está yan incorporado en las personas, influyendo en sus ideales y por ende en su insatisfacción, pero además del control del poder....¿sabemos lo que eso quiere decir?; Volvemos a pensar en los discursos que hemos presentado al comienzo de esta reflexión y a suscribir las palabras de Bauman

“ Lo mío es lo mejor”, ya no sirve, Maalouf nos lo señala muy bien, la era del individualismo en la paradoja de la globalización, hay que unirse para encontrar respuestas por un lado ante la ley, o los gobiernos que quieren comerse lo individual y convertirnos en ciudadanía código de barras igual que en las películas futuristas de sociedades uniformadas, en este momento en que el mundo se está transformando, han caído tantos valores, que el vacío se siente como una silenciosa presencia, vemos con un cierto dolor, que las nuevas generaciones tiene pocos ó ninguna tolerancia a la frustración, poca capacidad de esfuerzo, buscan pronto la satisfacción en el principio del placer, y el poder toma los nuevos paradigmas y los usa a su favor para hacer creer que las personas están siendo ellas mismas, no es esto un poco maquiavélico??? Ya Maquiavelo afirmaba (‘Tirado, 2004:10): “...el ejercicio del poder pasa por un despliegue de su ingenio y de todos los recursos necesarios para su propio mantenimiento...”. Ante ciertas formas de poder, cabe la queja pero ante un poder que “te da lo que necesitas para que seas tu mismo” cabe preguntarse ¿qué forma de resistencia es posible? Siguiendo con Maquiavelo : “No hay una ciencia universal que guíe.... lo único que realmente existe es ese escenario en el que cada actor despliega sus propias estrategias buscando satisfacer sus intereses personales” (Cleg, 1989 pp29-34, citado en Uoc). En mi opinión, el escenario es un círculo cerrado que rebosa malestar, confusión y pérdida, por lo tanto, la idea que creemos que nos va a hacer libres es la del encuentro con nuestro auténtico yo, lo que nos lleva a un modelo de ‘bienestar’ impuesto por el propio poder.

Las personas estamos necesitados de amor, pero ¿de que amor hablamos?, y además está necesidad ¿se colma con amor? ¿Con el amor ideal? ¿Con ese que anhelamos que nos complete?. Sabemos por experiencia que todo lo que completa, satisface por poco tiempo.

Si como nos señala Bauman, lo más cierto es la incertidumbre ¿Cómo transmitir un amor (saber) que ayude amarse en la carencia, en lo no ideal del otro y de uno mismo? Hablaríamos del narcisismo, Rams (2004) ¿Cómo realizar un trabajo personal ó terapéutico que apunte a la aceptación de ese no ser? Y que ese no ser, no sea pensado ni vivido como la castración en si mismo, sino como lo que nos hace ser más humanos, más reales, saber del no saber, saber de la incertidumbre, de las no verdades absolutas, de los límites del hacer… y que eso no lleve a la melancolía a ese frágil yo, Cioran en “Ese maldito yo” en 1987 ó Fernando Colina en “Dioses, locos, deseos y costumbres”, en 2009, nos pueden dar bellas y claras claves, para no dejarnos caer en esa melancolía del frágil yo, aceptando ciertos duelos, que paradójicamente pueden estimularnos en las nuevas creaciones, quizás como a los artistas, que no usando la palabra consiguen transitar tan bien esos complejos recodos..... Eso es la tarea en mi opinión de la psicoterapia y de nuestra gestalt.

La atención debe estar puesta a mi entender en no vincularnos, sin darnos cuenta, o por miedo ó inseguridad, a la patología social, a cubrir los rellenos, a alimentar derechos, que sino enferman más, si que sabemos que solo gratifican al ego, pero no ayudan a despertar, y por lo tanto a evolucionar. ¿Todos los caminos llevan a Roma? Quizás esto se podía decir en la época que Roma era el imperio y las calzadas eran calzadas romanas, ó en épocas sucesivas donde las verdades eran absolutas.... pero ahora no podemos sostener eso ¿Roma nos envuelve? ¿Roma nos engaña? ¿Nos hace guiños fáciles? ¿Es Roma donde queremos ir? Ó quizás ¿Es Roma dónde nos venden lo que queremos oír?

El principal papel de la psicoterapia hoy reside en comunicar al ser humano consigo mismo, con su sí mismo más profundo y el principal riesgo el egotísmo “ yo – yo – yo – a mí “....alimentar el falso yo, el narcisismo infantil. Yo voy a llamar falso yo a la construcción neurótica, al personaje construido como defensa desde la pasión dominante, creer que conocerse es sólo saber de él.....y conformarse, no profundizar más, no bajar a ese no ser que nos habita y frente al cual construimos o fijamos el carácter, es en mi opinión formar parte de todas esas culturas tan actuales hoy en día, manuales autoayuda, de autoconocimiento, de respuestas......que se venden por doquier en quioscos, librerías no especializadas, hasta en las estaciones de autobuses ...¿Quiere encontrarse a si mismo?...¿Cómo superar la timidez? ¿Quiere descubrir el gran secreto que le hará rico?. ¿Nos conformamos con eso? ¿Qué pensaría Perls si hoy levantara la cabeza?

¿De qué lado estamos? Al servicio de la sociedad actual, aturdida, ciega con el más, más y más; más bienestar, más inmediatez, más felicidad… ó pensamos que podemos de verdad aportar algo que permita a las personas que nos visitan, liberarse de sus esclavitudes y sentirse más libres, más capaces de aprender a luchar por lo que desean, no sólo a sacarse de encima los molestos prejuicios que no les dejan gozar más o las morales estrictas que les penalizan. ¿En qué campos operamos? ¿Hasta dónde podemos llegar? Eso dependerá de donde hayamos sido capaces de llegar nosotros.¿Qué hacemos? ¿Para quién trabajamos? ¿Para quién hacia dentro? ¿Y para quién hacia afuera? Son preguntas que dejo abiertas, a veces me da la sensación de que sólo podemos poner “Tiritas para el malestar” Difícil afrenta, no tiene resultados inmediatos, requiere disciplina, atención, constante encuentro con la frustración, con la ignorancia, con “el fracaso”, constante recuerdo de la dificultad de la conexión, de la tendencia a la satisfacción inmediata, el éxito rápido, la mentira, la adormidera. Los valores imperantes, “la belleza” , “la no moral” , “El insaciable: “yo – yo – yo”, “a mí”, “ no es justo”, ideales...un poco todo..., menos la aceptación de la insuficiencia que finalmente somos.

No querer saber es el deporte nacional, negar y proyectar los mecanismos, más al uso. ¿quién soy? Soy lo que soy o soy lo que construí para salir del atolladero del sin sentido existencial o mejor lo que construí en el encuentro con ese sin sentido y para que ese torbellino emocional no ahogara – ¡lo ahogo para que no me ahogue!; o me diluyo... o me presento más vulnerable y asustado que puedo parecer transparente a los ojos del otro....sólo son algunas de las múltiples y particulares formas que hemos elegido cada cual... pero ¿Por qué no nos enseñan a aceptar la falta existencial y a vivir desde ahí? Pensemos en el niño que para poder separarse de su madre, tiene que poder simbolizar-¿Qué es simbolizar? Poner dentro de sí ideas tranquilizadoras sustitutas de la presencia de la madre, que le permiten no entrar en ese marasmo, depende de lo que haga, quedará más ó menos preparado para seguir evolucionando, esperemos como hacen los poetas ó los artistas, atravesar un lugar que no tiene palabras y crear algo bello que causa efecto en los otros, por conocido y por no tener las palabras para decirlo... Tomó unas notas de un psicoanalista, Pablo Rivarola, nos dejó en un curso de verano de modalidad universitaria: “Lo “no dicho” que circula en las manifestaciones artísticas en el sentido de carecer de una sola y única significación – todos los sentidos pueden congregarse en la obra, en tanto están abiertas a ello -. La catarsis como proceso de purificación, de re-vivir emociones (o como en la tragedia griega: a vivenciar emociones a partir de la razón, de la comprensión de una trama y sus efectos sobre los protagonistas) es sólo posible por ser el sujeto “inconmensurable”, abierto a las diferentes representaciones sobre las cuales puede encontrar su identificación. En éste sentido se dice que el analista ocupa el lugar de un espejo vacío, el paciente transmitirá diferentes imágenes en las que se ha reconocido en su vida: como niño, como amigo, como hija, como mujer, como engañado, como poderoso, como conquistador, etc. Todas aquellas imágenes, se presentan como coberturas, vestidos, máscaras con las que ha vivido. El analista habrá de sostener el espejo vacío, es decir, sin imponer ninguna de éstas imágenes al sujeto, a fin de que pueda quitarse todas aquellas máscaras y logre “elegir” conscientemente una que sí pueda sostener. El arte posee ésta propiedad, las obras magníficas, producen el efecto de “desnudez” en sus espectadores cuando logran movilizarnos (llorar, cerrar los ojos, sonreír, etc) porque su efecto ha de ir más allá de nuestra razón – nuestro pensamiento lógico Al momento que una persona está narrando/describiendo por ejemplo algún acontecimiento de su historia personal, utiliza palabras que en cierto modo describen su percepción de la viviencia (Cómo se ve a sí mismo, a los demás, etc) pero aquellas palabras están adheridas (forman parte) a su propia imagen, es decir a la representación que posee de sí mismo y que transmite, a quien le escucha, aquella imagen en la que se sostiene (lo que está estrechamente ligado a la fase del espejo del psicoanálisis y el narcisismo)”. Volvemos en este punto a recordar a Rams ( 2004), en los capítulos 6 y 7 del libro citado, pero volvemos a Rivarola “Así el sujeto posee ciertas certezas sobre sí mismo: ser el preferido de su padre, ser un esposo ejemplar, saber escuchar a sus hijos, ser un seductor, etc. En el relato que puede hacer de ello como una verdad incuestionable puede suceder que ante la intervención del analista, algo de aquello sea puesto en duda y lo que aparecía como certeza, es posiblemente el ocultamiento de aquello que en realidad prefiere no ver o saber (que el afecto recibido es inferior al que ofrece, que haber tenido un hijo no ha sido una decisión de él o su pareja, que la renuncia a su trabajo no le ha afectado nada, etc), Pablo Rivarola, en Uoc(2010) No quiero hacer un mitin del psicoanálisis, sería deshonesto hacerlo aquí, sólo quiero señalar, apoyándome en Maalouf, y en su alegato por la integración que en mi opinión , la Gestalt en la sociedad actual corre el riesgo de servir al amo, la inmediatez, el todo yo, el ideal de completud narcisista y no profundizar, y alimentar así el hacer, el sentir, el vivir de esta cultura, llena de vacío que intenta llenar compulsivamente con sus adicciones. Terapias que lo curan todo, mezclas sin estructuras, como si ante la falta de saber, corriéramos, huyéramos más bien, hasta encontrar un nuevo espejismo.....que luego no nos molestamos en integrar, sino en repetir y por lo tanto, lo vaciamos del saber que allí podía haber, no construimos nuevo saber, falta de rigor, que después nos desprestigia en los ámbitos universitarios. Aquí conviene detenerse en otra paradoja, nos desprestigian los saberes universitarios, pero la gente de la calle nos adora....somos uno de los paradigmas que se puede preciar de recibir muchas demandas de la población para realizar tratamientos.......peligro y responsabilidad, yo intento en este artículo apelar la responsabilidad.

A veces me parece que podemos llegar a ser como los anuncios de televisión … “Atrévete a ser feliz”, “ Toma Ron XX y verás que trascendencia”, ó compre la lavadora “XXX”....y como eso no funciona, sino que uno está más perdido que perdido..... atrévase a ser feliz y haga terapia (como en el video señalado al principio) Gestalt, que nosotros con un poco ....... y ......, .le vamos a ayudar a conectar con esa felicidad que busca, sin embargo detrás de las bambalinas los actores se odian, se agreden, se anulan, se desgañitan por ser ellos mismos y reclamar y reivindicar sus derechos, los derechos a sus neuras, sin ver ni entender al otro, sino lo que le han proyectado. Tenemos además la necesidad de formar profesionales que se desenvuelvan en el ámbito de la salud mental con una actitud profesional responsable, y que entiendan además a la salud mental como un campo interdisciplinario donde convergen distintos marcos teóricos y distintas prácticas, lo que en cierto modo implica, entender al ser humano como un ser en situación intrapsíquica e interaccional, ¿Cómo pensar estas formaciones a la luz de lo expuesto? Entiendo que la formación de psicoterapeutas en problemáticas de complejidad creciente desafía nuestros esfuerzos en varios niveles; epistemológico, teórico, docente y de investigación en cada una de las intervenciones terapéuticas , donde se juegan vidas, proyectos y rumbos de individuos y grupos. Los problemas sociales introducen nuevos impactos para la salud mental, creando nuevas situaciones críticas y traumáticas que obligan a nuevas investigaciones sobre condiciones que hacen a los trastornos y a las tareas capaces de promover salud mental. Se trata de comprender el entramado de factores sociales, económicos, jurídicos, políticos y culturales que impregnan a la persona desde su nacimiento y que le dan, como no, su particularidad. Consideramos que la formación de psicoterapeutas debe abrirse también a esos desafíos.

Ha sido una larga reflexión, que espero no os haya aburrido, considero que nos falta un espacio donde la gestalt se ponga a pensar en su lugar en la sociedad actual y permita dotar a esa forma de estar, esta forma de estar en el mundo, de una argumentación que nos permita presentarnos en cualquier aforo, con la dignidad que nos merecemos. En honor a Perls y a los diferentes maestros que hemos ido teniendo. Y para concluir entiendo que el cambio personal no es un asunto de conocimientos o erudición, sino de motivación, ya que sólo las personas que se sientan realmente motivadas, harán el esfuerzo necesario para hacer aflorar lo que permanece oculto e inexplorado en su interior.

Carmen Gascón
Getxo octubre 2010

BIBLIOGRAFÍA:
Bauman, Z

  • www.fpa.es Entre sus últimos trabajos publicados en español se encuentran Miedo líquido. La sociedad contemporánea y sus temores (2007), Vida de consumo (2007), Arte, ¿líquido? (2007), Archipiélago de excepciones (2008), Múltiples culturas, una sola humanidad (2008), El arte de la vida (2009) y Mundo consumo (2010).
  • Cioran, E.M. “Ese maldito yo” Tusquests editores.
  • Colina, F. “De locos, dioses, deseos y costumbres” Pasaje de las letras – Valldolid.
  • Enzensberger, H.M. “La gran Migración” “Migajas políticas” Anagrama.
  • Maalouf, A. “El desajuste del mundo” “Identidades asesinas” Alianza editorial 2009.
  • Rams, A. “Veinticinco años de gestalt” Ediciones LA LLAVE.
  • RIVAROLA, P. “ARTE Y PSICOANÁLISIS” UNIVERSIDAD OBERTA DE CATLUNYA 2010.
  • Tirado, F. (2004) “ Contrato, soberanía y poder”. En En F. Jiménez (coord.) Psicología de las relaciones de autoridad y de poder. Barcelona, Editorial UOC.
  • www.fpa.es Página de la fundación Príncipe de Asturias

    Sarri nº4 - lonja- (Bidezabal) Algorta / T.94 491 03 37